• Español-ARG
  • Español-ESP
  • Português
  • English
  • Español-ARG
  • Español-ESP
  • Português
  • English
esfinteres-bebe

Control de esfínteres

Esperar al verano, cumplir los dos años, comprar una pelela musical, usar bombachitas de transición, llevar al muñeco a hacer pis al baño…

Escuchamos en relación a este tema todo tipo de argumentos que carecen de sustento real, son más bien apreciaciones vulgares que se van repitiendo y desformando de acuerdo a las modas. Mucha gente repite cosas sin plantearse el origen de lo que se dice o bien el fundamento científico. No sólo repiten sino que adicionan…”Saberes Populares”.

Así como no sacamos los barrotes de una cuna para que el bebé aprenda a no caerse, ni tiramos a un niño al agua para que aprenda a nadar, tampoco sacamos pañales antes de que sea el momento adecuado…

El dejar los pañales tiene un trasfondo importantísimo en la vida de una persona, va mas allá del pañal en si mismo, tiene que ver con un momento del desarrollo evolutivo en el que el pequeño no sólo identifica el momento de la micción o defecación, sino que además tiene la posibilidad de acudir a un adulto para ir al baño. No podemos situar éste proceso en una edad determinada, si podemos hablar de un rango que va desde el año y medio hasta los tres, y es más bien una apreciación genérica, ya que hay niños que sobrepasan esa edad.

Hay que tener en cuenta varios factores, mayormente ligados a los aspectos emocionales del niño, que pueden influir ampliamente en este proceso, como una mudanza, la llegada de un hermanito, la escolarización, etc. Y sobre todos los motivos podemos también citar la ansiedad de los adultos que lo rodean esperando que llegue el momento de “sacarle los pañales”…

Para saber cuándo nuestros hijos están listos para dar un paso más, debemos observarlos detenidamente, podemos incorporar a través del juego consignas simples y dar ejemplos, pero nunca asignarle fecha de vencimiento o dejar que por ejemplo una estación del año determine el momento adecuado.

Una de las primeras señales que los niños dan, es la de recluirse o alejarse al momento de defecar. Vemos cómo se alejan y “pretenden” no ser vistos durante ese momento, como generando un espacio de intimidad. Esta es una buena señal para empezar a observar al niño y ver de qué manera podemos ayudarlo. No le cambiamos el pañal inmediatamente, es preferible esperar un tiempo prudente para percibir si le molesta. Si le molesta y avisa al adulto, es una señal de “periodo de adaptación” al proceso.

En general pasan por esta etapa de ponerse en contacto con estas sensaciones nuevas cerca de sus genitales, cuando han conseguido dominar la marcha y tienen un conocimiento total de cada parte de su cuerpo. Luego de haberlo explorado y poder pararse, sentarte, saltar y correr sin dificultad. Además han conseguido un manejo del lenguaje que les permite hacerse entender.

No se puede escribir sin antes haber aprendido el abecedario

Una vez que hemos observado que además de recluirse, avisa que le molesta el pañal ocupado, podemos empezar a felicitarlo por avisarnos y comentarle que la próxima vez si nos avisa podemos llevarlo al baño, como hace la gente más grande. Esto sólo significa un comienzo que de a poco se irá puliendo, a veces dan un pasito para adelante y medio para atrás y debemos ser muy pacientes y tolerantes.

La expectativa del Adulto no debe superar la posibilidad de resolución y adaptación del pequeño.

En el baño tendremos o bien pelela, que no hace falta que tenga mil luces o sonidos pueden ser muy simples porque básicamente cumplen una función, o bien aros reductores que se adecúan a la tabla del inodoro de los adultos con algún escaloncito que los ayude a subir y a bajar. ¡Debe ser terrible sentarse en un inodoro que canta! ¡O quedar suspendidos con los pies en el aire! Tampoco se nos ocurre que podemos poner la pelela en un living o en la cocina, cada cosa en su lugar desde el inicio del aprendizaje.

Sea cual sea la adaptación, es necesario que genere tranquilidad en el pequeño, si se siente muy alto o siente miedo es posible que todo el proceso se vea entorpecido.

Esto significa que en algún momento tuvo algún síntoma que le dio tiempo a buscar el lugar más adecuado. El niño entonces ya tiene registro de “las ganas de hacer caca”, el paso siguiente será entonces que pueda avisarle a un adulto previamente para ir al baño. Paralelamente vemos en los niños juegos que motivan este proceso y están relacionados con texturas diferentes, fluidos que trasvasan, además podemos proponerles cuentos relacionados, ayudar a algún muñeco que sea de su interés con este tema, dejar que observen a sus padres etc.

Lo más importante es no acelerar algo que naturalmente irá desarrollándose, más bien tener la posibilidad de identificar señales en el niño para acompañarlo.

Si esta escolarizado es conveniente avisar a sus docentes para que estén al tanto y puedan trabajar en equipo con la familia. También tendremos en cuenta reforzar la cantidad de mudas que quedan en el jardín o que van en la mochila para que no deba permanecer con la ropa húmeda o usar ropa que no es propia.

No debemos ni retar al niño, ni gritarle y menos aun castigarlo físicamente si por algún motivo no llegó a avisar y se hizo encima. Los pañales de transición o Pull-Ups merecen ser consideradas pañales de todos modos, la transición es eso, un momento de cambio con lo cual hasta no haber culminado el proceso y haber dejado de depender de algún método de contención, seguimos atentos y de cerca las necesidades de nuestros hijos.

Tags: bebes, Esfínteres

  • Demo
    “Gracias por tanto apoyo, tanto físico como psíquico en este etapa del embarazo que para muchas no es tan fácil. ¡Las profes de natación son unas divinas!.”

    Paula Espinosa // Capital Federal

  • Demo
    “Hola Mariela, la verdad que las actividades que brindas son bárbaras, y demás está decir el apoyo que nos das. ¡Te recomiendo con todas mis amigas!”

    Juliana Casaretto // Buenos Aires

  • Demo
    “Bueno les cuento que nació Juan Martin, finalmente fue una cesárea. Les quería agradecer por acompañarme en esta etapa, ¡nunca dudé en la calidad de las clases! Estoy feliz.”

    Eugenia Corei // Capital Federal

  • Demo
    “Mariela, sinceramente te felicito veo que estás trabajando mucho y haciéndote conocida. Se del esfuerzo que le ponés a las cosas y se desde donde comenzaste tu carrera por lo que me pone más contento por tus logros. Un abrazo enorme”.

    Juan Pablo Pérez Pina // Capital Federal

  • Demo
    “Mariela, Pato, Ana y todas las que integran embarazo activo. ¡¡Gracias por todo!! ¡Por la atención y por el apoyo y sobre todo por la buena onda! ¡Ahora les adjunto una fotito de quien me acompañó en todas las clases!”.

    Jannine Sommer // Capital Federal

  • Demo
    “Les mando un beso enorme a Sara y a vos y les agradezco los buenos momentos que se pasan en las clases y ni hablar de lo buena profesora que fue Vivi! Lo mismo que en mi embarazo anterior lo fue Carla. Yo ya no creo tener más niños pero por supuesto que siempre los recomendaré”

    Gabriela Luciano // Capital Federal

  • Demo
    “Quería agradecerles la alegría de haber compartido con ustedes estos meses del embarazo que fueron geniales. A Caro que con sus clases de yoga me dio la calma para atravesar el momento del parto, a Micaela y sus clases de natación que tan bien me hicieron y me dieron una resistencia para que todo se resolviera rapidísimo y por supuesto a Sonia, Fede y Sara que siempre nos recibieron como unas reinas”

    Maria Teresa Piccinini // Capital Federal

  • Demo
    “¡Un beso grande para todas especialmente para Carolina! y muchas gracias por haberme acompañado durante el embarazo la pasé muy bien. ”

    María Gabriela Androvetto // Capital Federal

  • Demo
    “¡Les agradezco por haberme acompañado en estos meses de preparación para poder disfrutar de este momento tan especial! Les deseo lo mejor y ojalá podamos volver a encontrarnos en algún momento”.

    Natalia Cecilia Hernández // Capital Federal

  • Demo
    “Salió todo perfecto, fue por parto natural, y el parto en si solo duro 10 minutos, en el cuarto pujo salio. Lo disfrute muchísimo. Creo que las clases fueron fundamentales para que el bebé nazca tan rápido”.

    Evangelina Santiago // Capital Federal

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.

Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies